THE BEAUTY MAIL. Cristina Mitre
THE BEAUTY MAIL. Cristina Mitre
MENÚ
16 enero 2017
Cris, ¿qué desayunas?
por Cristina Mitre

Es curioso. El momento desayuno siempre fue un quebradero de cabeza para mi madre, porque nunca sabía qué darme. Era incapaz de beber leche, porque no soportaba el olor (ni fría, ni caliente) y en los 80 y 90, el desayuno habitual en aquella época era: tazón de leche, con Cola Cao o Nesquik, y para acompañar una buena ración de galletas Chiquilín (a veces con margarina) o magdalenas. Lo pienso ahora y se me dispara el azúcar. Desayunaba poco y mal, como muchos de mis compañeros de pupitre y, a la hora del recreo, recuerdo tener siempre un hambre voraz. Lo hacíamos mal. Muy mal. Pero por puro desconocimiento. Y, ahora, cuando voy al supermercado y contemplo los carros de la compra del resto veo que las cosas no han cambiado, pese a que hay mucha más información o ¿quizá es desinformación? Así que vamos a ver si entre todos arrojamos un poco de luz. No se trata de sentirnos culpables y flagelarnos por lo mal que hacemos las cosas, de buscar excusas como “el no tengo tiempo”, sino de cambiar poco a poco nuestros hábitos, de ponernos a los mandos de nuestra salud y tomar decisiones responsables por nosotros mismos y, también, por el medioambiente, porque como dice con mucho acierto Lucía Martínez en su libro Vegetarianos con ciencia “comer es un acto político”.

Estas Navidades pasé un buen rato intentando explicar a mis sobrinos por qué tomar ositos Lulu (29 gramos de azúcar por cada 100 gramos) no era una opción saludable (difícil explicar el concepto salud a una niña de 9 y a un niño de 7) y que había cosas igual de ricas y fáciles de hacer para desayunar, como copos de avena que pueden saber como arroz con leche o unas tostadas con plátano y mantequilla de cacahuete. Soy “la tía corta rollos”, qué le vamos a hacer, pero al menos creo haber conseguido que disminuyan el consumo de bollería industrial, algo que yo no pruebo jamás.

Como explica Lucía, el error más común con el desayuno es “creer que, tal y como nos ha vendido la publicidad, esta es  una ingesta imprescindible o más importante que otras. No es así. Está muy bien desayunar, pero si no lo hacemos y preferimos comer algo más tarde, tampoco pasa nada. Salvo que seamos deportistas con un timing de ingestas concreto. El segundo error es consumir alimentos muy ricos en azúcar, como cereales de desayuno, cacaos solubles, yogures azucarados, magdalenas, galletas, bollos, mermelada… y el tercero es creer que solo existe una fórmula de desayuno correcta, el consabido lácteo más cereal y fruta. Es absurdo, un buen desayuno no tiene por qué cumplir esa norma y, de hecho, hay muy malos desayunos que la cumplen”. Para los que no sabéis qué dar vuestros hijos para del desayuno (o qué desayunar vosotros mismos) echad un ojo a esta entrada del blog de Lucía.

Yo crecí sin internet y con un acceso muy limitado a información sobre salud. De hecho, mis únicas dos fuentes eran los dibujos animados de Érase una vez el cuerpo humano y lo que contaba Ramón Sánchez-Ocaña (con los años descubrí que no era médico sino periodista) en La Uno. Y, sin embargo, pese a la cantidad de blogs de calidad que divulgan sobre estos temas, como Dime qué comes, Mi dieta Cojea, Gominolas de Petróleo, El Comidista, seguimos desayunando mal, “porque es una ingesta en la que se ha cebado la publicidad de cereales, galletas, lácteos azucarados, cacaos… sobre ninguna otra pesa tanto esa presión marketiniana. Y, además, suele ser un momento de prisas, en el que nos viene muy bien comer algo que sólo haya que sacarlo de un paquete. Y, sobre todo, porque falta información de calidad que permita a mucha gente elegir su desayuno con más criterio.”, explica Lucía.

¿Es el desayuno la comida más importante del día? Como explica Aitor Sánchez en su libro Mi dieta cojea: “no es obligatorio. Es un mito, en especial, si esa presunta ‘comida importante’ está plagada de malas elecciones”.

¿Qué evitar?  “Los cereales de desayuno están compuestos únicamente por el almidón del grano, desprovisto del salvado y del germen. El resultado es un cereal refinado al que se le suele añadir azúcar extra”, señala en su libro el experto, que incluye entre sus recomendaciones “los zumos y los batidos caseros para variar el desayuno y si no queremos abandonar la rutina de tomar cereales, sería  interesante priorizar la avena. Los cereales sin azúcar son una mejor alternativa pero lo ideal es que sean integrales“.

Como el movimiento se demuestra andando, hoy os quiero dejar esta entrada sobre un desayuno diferente, que no tardo más de cinco minutos en preparar, y en el que no hay pan, sino tapioca (la fécula extraída de la yuca), muy popular en Brasil y aquí en Portugal. Como veréis lleva pavo. Y, ojo, porque este es uno de esos productos  que muchos lleváis en el carro del supermercado, porque tiene la etiqueta de sano (y bajo en grasa). Y no es tan saludable y natural como lo pintan. Os animo a leer la etiqueta para que comprobéis cuánto hay de pavo (de verdad) en el paquete. El que yo uso en esta receta lo compré en el supermercado Aldi, tiene un 90 % de carne de pavo, aunque lleva dextrosa (azúcar). No es perfecto, pero está bastante mejor que muchos otros. La tapioca, también, me gusta mucho con plátano y con mantequilla de cacahute. Un dato, cuando compres mantequilla de cacahuete mira de nuevo la etiqueta y elige una que solo lleve cacahuete y sal marina. La que uso es de Clear Spring y en Lisboa la compra en Celeiro, un conocido herbolario.

tapioca2

Yo utilizo goma de mandioca hidratada (viene ya preparada) de la marca Tapiofit que compro en herbolario (500 gramos, 4,50 €). 

tapioca3

Pongo dos cucharas en una sartén y la extiendo bien sobre toda la superficie, como si fuese un crepe. No hace falta calentar la sartén. La pongo a temperatura media. 

tapioca4

Para el relleno, un poco de mezclun de lechuga, queso fresco granulado (cottage cheese), un poco de pavo y un huevo revuelto que sazono con pimienta y perejil liofilizado (suelo evitar la sal).  

tapioca6

Cuando la tapioca se endurece la retiro del fuego. No hay que darle la vuelta para hacer el otro lado.

tapioca8

La envuelvo como si fuese un wrap…

tapioca9

Y no dejo ni las migas. Silvia casi no llega a tiempo ni para hacer la foto. Y come me preguntaréis, la chaqueta de la foto es de adidas

tapioca10

Y Pixie contempla todo el proceso para ver si en una de estas le cae algo.

A mí me gusta variar en el desayuno, así que si el tema os ha parecido interesante dejadme vuestro comentario y preparo otro post con más recetas.

Fotos: Silvia Martinez.

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios
  • EVA dice:

    Pues me apunto la receta! yo suelo variar pero 3 días a la semana me hago un porridge con copos de avena, semillas varias, canela, frutos rojos (si no los tengo naturales siempre tengo una bolsita de deshidratados) y leche de avena. Los otros días , si voy con prisa me tomo una fruta en cada y me llevo un mini de queso o si bien tostadas de pan de espelta con hummus o aguacate aplastado con un chorrito de limon

  • Diana dice:

    Buena idea, pero a pesar de ser “la rarita” me parece un poco elaborado para un desayuno. Yo me levanto con tiempo, pero preparar los desayunos de todos, recoger, la ropa, la comida…. necesito algo más “fácil” suelo desayunar a base de leche de arroz con achicoria, frutos secos crudos y dos piezas de fruta, pero no soy capaz de encontrar variedades para no aburrirme. Seguro que tú tienes muchcisimas que a mí no se me ocurriría .

  • Aurora dice:

    Hola Cris!!! Me ha encantado el post, súper interesante así que anímate con el tema y comparte más recetitas por favor!!
    Comentas el tipo de desayuno de tus sobris y el de mis hijos es igual 😓 Así que te agradecería ideas también para desayunos para toda la familia.
    Muchas gracias!!!
    Besos

    Pd. Me encantan tus “bucles” de instagram 😉

  • Beatriz Ibáñez dice:

    Me parece muy curioso conocer como se desayunaba en otras casas, quizás la mia fuera una excepción pero mi madre siempre nos daba leche y pan con aceite de oliva y tomate o huevos revueltos, jamás galletas o bollería. A día de hoy, ya con treinta y tantos, soy incapaz de desayunar algo dulce, prefiero una tostada con aguacate y tomate que un croisant. Gracias por compartir tu desayuno! Me apetece mucho probar la tapioca

  • Lidia dice:

    Tema interesante! Yo ultimamente he cambiado mis desayunos y me he dado cuenta de la oferta que hay, tan diferente a lo que ya conocemos. Mi desayuno de hoy: (receta del BBG de Kayla Itsines) 125 gr de frutas del bosque, 2 cucharaditas de mantequilla de cacahuete, 60 gr copos de avena, 200 leche de avena. Todo a la batidora de vaso y listo, no se tarda nada y es un batido ríquisimo y muy sano. Cristina, tema a desarrollar, me gustaría ver más recetas de desayunos! Lo de la Tapioca me lo apunto!! Gracias😄

  • Ariana dice:

    Hola Cris! Siempre nos viene bien coger ideas, así que encantadas de que nos des otras recetas de tus desayunos. No conocía la tapioca así cocinada, genial idea. En mi caso si entiendo el desayuno como una comida importante en el día, ya que llevas en ayuno las horas de la cena y dormir y yo por lo menos me levanto con la tensión en el suelo. Es cierto q no desgastamos energía comiendo. Entiendo que es mejor desayunar algo saludable que irse a empezar un día cargado de tareas sin comer nada. Y comer cada x horas menos cantidades. Pero cuanta razón llevas con lo de la bolleria y el pavo!

  • Cris dice:

    Y amén! Probaré esta nueva alternativa, y por supuesto, si nos das más ideas, pues muchísimo mejor!!!

  • Yolanda dice:

    Muchas gracias por compartir tu desayuno, estaría genial que nos comentaras más opciones ya que para mí este tema es complicado me cuesta mucho desayunar y puede ser porque no se me ocurren ideas que me atraigan y ahora que tengo una bebe necesitaría cambiar mis hábitos por ella y por mi!!! Gracia por tu blog me encanta leerte!!

  • Cristina dice:

    Sí, me gusta! Ideas… bienvenidas sean! Me gustaría conocer recetas de desayunos saludables calientes. Gracias!

  • Mercè dice:

    Gracias Cristina, un post muy interesante! La verdad que para mí el desayuno siempre es un quebradero de cabeza. Voy a probar esta receta sin duda! Intento variar y que sea sano y completo, pero se me acaban las ideas…
    Me encantaría ver más recetas de desayunos.
    Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *