THE BEAUTY MAIL. Cristina Mitre
THE BEAUTY MAIL. Cristina Mitre
MENÚ
22 febrero 2017
El día que decidí dejar mi trabajo
por Cristina Mitre

Para los que lleváis tiempo siguiendo este blog y mis peripecias vitales a través de las redes sociales sé que, cuando anuncié el pasado mes de septiembre mi intención de comenzar una nueva aventura en solitario, os chocó. Pero en la vida uno tiene que posicionarse, asumir riesgos, elegir, atreverse a fallar, para así ganar. Decidir dejar mi trabajo no fue algo que se gestase de un día para otro, ni mucho menos, no fue una decisión de última hora fruto de un impulso. Nació de una necesidad vital y de una pregunta: «Si no es ahora, ¿cuándo?».

Ya había marcado con una  X muchas casillas profesionales para las que había trabajado duro: desde dirigir la sección de belleza de la revista ELLE, crear mi propio blog, publicar un libro (al final dos y un tercero en camino, si logro centrarme), dirigir una revista de fitness y estilo de vida como Women’s Health. Estaba subida a lo que muchos llaman la cresta de la ola y, en el mejor momento, decidí bajarme, parar, respirar y tomar un nuevo rumbo. Necesitaba no estar en primera línea de fuego, dar un paso atrás y no al frente, para poner toda mi energía en aquellos proyectos que me apasionaban, pero a los que no podía llegar por falta de tiempo. Quería una vida más equilibrada, encontrar la serenidad y la calma que no tenía y soltar el acelerador para estar más presente, porque me estaba perdiendo lo importante: las pequeñas cosas del día a día.

workspace9

Mi espacio de trabajo en casa y mi nuevo uniforme: el chándal. 

Nuestras carreras profesionales ya no son una línea continua y, en mi caso, siempre me he movido impulsada por la necesidad de  enfrentarme a un nuevo reto y no tanto por alcanzar un puesto determinado o un sueldo. Tampoco he tenido miedo a sumir nuevos desafíos, ni profesionales, ni personales. Y para muestra mi 2015, porque en el mismo año cambié de país, de trabajo, hice dos mudanzas, aprendí un nuevo idioma (que sigo sin dominar), escribí un libro y corrí un maratón. No me asusta el cambio, porque es una oportunidad de ganar nuevas experiencias. No es fácil, pero siempre compensa. Decidir apostar por un proyecto personal no significa cometer suicido profesional, ni desaparecer, en mi caso del sector editorial, porque en esta nueva etapa me enfrento a nuevos retos, que pueden ayudarme mucho a ser una mejor profesional.

Decidí dejar mi trabajo sin hacer un business plan (lo sé, mal) es lo que tiene ser un espíritu libre, pero sí  soy consciente de cuáles son mis puntos fuertes y mi talón de Aquiles. Así que como Bobbi Brown, quien recomienda siempre rodearse de gente que sepa lo que tú desconoces, estoy haciendo mi curso acelerado de «tome usted las riendas de sus finanzas», dejándome asesorar por los expertos. Porque para juntar letras tengo cierta pericia, pero no me ocurre lo mismo con los números. Además, poseo una gan capacidad para desconectar y ponerme a pensar en «mis cosas» cuando me hablan de impuestos, presupuestos, IVA, renta, etc.

Así que el mayor reto, ahora, es poder vivir de lo que me gusta: contar historias. Y para los que nos dedicamos a crear contenido, a veces, es difícil que el otro entienda que nuestro tiempo y lo que hacemos tiene un valor. Nadie va al supermercado y le dice al frutero a ver si le puede ajustar un poco el precio de los tomates, ¿por qué los que nos dedicamos a escribir o, por ejemplo, ilustrar tenemos que hacerlo con nuestro tiempo y nuestro trabajo? Lo que soy capaz de hacer tiene un precio, fruto de la experiencia de muchos años en mi sector, pero parece que cuando nos gusta lo que hacemos, y más si trabajas en  un sector creativo como este, como «nos gusta y se nos da bien», vale menos.

workspace3

Con mi compañera de oficina: mi perra Pixie. 

Conclusión: ahora estoy prestando atención a los números y haciendo mío el famoso eslogan de L’Oréal, «porque yo lo valgo».

Lo cierto es que en esta nueva etapa no partía de cero. Tenía ya un blog consolidado, presencia en redes sociales, mucha experiencia en distintas revistas y en diferentes puestos, una buena red de contactos y estabilidad económica, para poder invertir a largo plazo en mi proyecto personal. Desayunar a diario en tazas con mensajes del tipo: «si puedes soñarlo, puedes hacerlo» es peligroso, porque  aunque lo sueñes, y lo desees con todas tus fuerzas, puede que sea imposible. Primero, porque quizá no sea el momento y segundo, porque a veces nos ponemos un reto muy por encima de nuestras capacidades. Por amar o desear algo con mucha intensidad no vas a conseguirlo y, además, debemos elegir algo que dominemos, vaya, que se nos dé bien. En mi caso, amo la cosmética y me encanta el mundo 2.0, pero sé que mi fuerte no son los vídeos tutoriales del tipo «cómo hacerte la trenza de espiga», para eso ya está Patry Jordan. Lo que me lleva a una tercera conclusión: si apostáis por el cambio: buscad algo que os apasione y, además, dominéis.

workspace7

Mi mesa de trabajo

workspace8

Cualquier momento es bueno para echarse unas cremas

workspace5

Uno de mis mayores placeres ahora es salir a caminar escuchando un podcast entretenido o parar a leer algo interesante, porque esto es, también, parte de mi trabajo. 

Así que aquí van las conclusiones que yo he sacado en estos meses y que ojalá os ayuden a apostar por el cambio.

  1. Traza un plan. Y esto no es siempre un business plan. Si quieres llegar de A  hasta B piensa en cómo tienes que hacerlo: cómo formarte, cómo establecer una red de contactos y en lugar de pensar en la meta final, pon el foco en los pequeños retos que tendrás que ir superando. Esto es como la maratón: para llegar al kilómetro 42, primero hay que ir pasar por el control del 5, del 10, la media maratón y así hasta coronar la meta.
  2. Cree en ti con todas tus fuerzas, pero sé consciente de cuáles son tus debilidades y tus destrezas.
  3. Las cosas llevan su tiempo. Estamos muy acostumbrados al efecto flash, a los resultados inmediatos y a la gratificación instantánea, pero cabalgar en solitario es difícil. No creo en la suerte, pero sí en una fuerza poderosa llamada voluntad y esfuerzo. Nada es gratis y hay que trabajar duro. Tendrás que renunciar a muchas cosas, aprender a decir que no y hacerte valer. Pero, ahora, ser dueña de mi tiempo, vivir sin prisa y embarcarme en proyectos ilusionantes, es para mí lo mejor de esta nueva etapa. Creo que nunca antes había tenido tanto éxito. No tengo cargo, ni tarjeta de visita, pero sí mucha ilusión en lo que está por venir.
  4. Aprende a vivir con incertidumbre y sé flexible. Antes me pasaba la vida planificando, ahora, fluyo como el agua. Y es que, como diría Bruce Lee: «be water, my friend».

Fotos: Silvia Martínez.

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios
  • Karina dice:

    La verdad que cuentas las cosas de una manera muy clara ! Estoy totalmente de acuerdo contigo es muy difícil vivir de esto pero no imposible, creo ir eres una ganadora hagas lo que hagas te irá bien y estamos detrás tuyo apoyándote desde hace muchos años . Quiero que sepas que nos inspiras para enfrentar los retos de la vida con mucha fuerza y perseverancia. Creo que ese es el gran secreto de la vida . YTe animo a que nos sigas deleitando con tus post y tu presencia en las redes sociales 😘😘😘😘

  • Nuria Belles dice:

    Me encantas Cristina!!! Con la proximidad que cuentas las cosas, eres muy cercana, a mi me aportas muy buenas vibraciones. Yo he pasado en un momento de mi vida el tomar también una decisión como la tuya y leerte ayuda mucho, no te sientes sola.
    Tengo claro que la base es creer en lo que haces, eso te hace sentir tan feliz!!
    Te felicito por ser como eres, la vida te tiene que sonreír siempre.
    Una abrazo.

    Nuria

  • ruth dice:

    Te diría muchas cosas, pero frente a frente y con un buen café, pero lo resumo…
    Eres muy valiente,ojala el mundo tendría más personas como tú!!!

    Besazo

    Ruth

  • CAROL PLAN C dice:

    ¡Hola Cristina! Te sigo desde que comenzaste con tu blog en Elle, creo que era el año 2009 ó 2010 cuando te descubrí. En aquel entonces yo también trabajaba en una oficina. Pasé 2 años en paro y después encontré un trabajo de nuevo… Pero llevaba tiempo haciendo trabajos por mi cuenta que compatibilizaba con el nuevo trabajo, hasta que tomé la misma decisión que tú: volar sola y ser mi propia jefa. Soy autónoma desde hace casi 3 años y soy muy feliz retándome a mí misma, siendo lo más disciplinada que puedo y dedicándome a lo que más me gusta.Al igual que a tí, no me gusta nada escuchar hablar sobre impuestos, renta, autónomos… Pero delego esa parte en profesionales que me ayudan y así mi tiempo está enfocado a hacer lo que mejor se me da.
    Así que no puedo hacer otra cosa que darte la enhorabuena por ser aún más valiente de lo que eres.
    ¡Ah! Gracias también por todo lo que nos enseñas a otras mujeres, por tus posts sobre tantas rutinas, por tu energía, por tu optimismo y por tu talento: ¡gracias!
    Un abrazo y ¡mucho power para tí! =)
    P.D. Gracias a tí he pasado de ser una adicta a la revista ELLE, a serlo también de Women`s Health! jajajajaja.

  • Cristina dice:

    Cómo me gustas!!!!
    De mayor quiero ser cómo tú y tenerlo así de claro.
    Gracias por compartir!!

  • Tessa Rios dice:

    Enhorabuena por ser tan valiente. Un post que personalmente estaba esperando como agua de mayo. Yo un día me bajé del tacón también, sin plan y a lo loco… es lo que tiene ser creativa y sus necesidades. Lo hice hace más de 10 años y ahora dos peques y mucha experiencia vital después, empiezo desde cero. Aunque no me da miedo, porque el que parte de cero, no pierde nada, sí pienso en el futuro y en no malgastar fuerzas. Lo mío no son las cremas, es la cocina y la salud, de eso sé mucho porque me fascina. Además vivo en Londres y estoy rodeada de inspiración… Enamorada del 2.0 como tu, ahora sólo necesito mi plan..
    Por favor cuéntanos tus mantras y también tu estrategia con los números y una charla del famoso «porque yo lo valgo» nos iría tan bien…
    Gracias por tu blog es para obligatoria (solo me falta darle al running, ya estoy en ello :))
    Mucha suerte para Boston !

  • Ruth Maria Duque Trujillo dice:

    Me ha encantado !!! Eres una gran inspiración 😘

  • Manuela dice:

    Ole! Me quito el
    Sombrero. Tu lugar de trabajo es 😍 Y tu compañera de oficina doble 😍

  • Anais Palomo dice:

    Hace años que te sigo, y realmente si tengo que «modelar» a alguien, sería a ti.
    Darte las gracias por un post como éste, así como el directo en el baño de ayer. Exhalas positividad y buen rollo. Cuando una persona brilla así, con esa generosidad además, únicamente hay que reconocerla.
    Un abrazo.
    PD.: el chándal te queda de lujo. Tú siempre estás cuqui.

  • Pi dice:

    Oh me ha encantado!!! Me lo aplico a mi situación actual… A punto de dejar un trabajo estable para embarcarme en verano en una nueva aventura en un nuevo país, Suiza, sin dominar el alemán pero con ganas de nuevos retos y de luchar para mejorar mi calidad de vida! Gracias por entradas como esta 🙂
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *