THE BEAUTY MAIL. Cristina Mitre
THE BEAUTY MAIL. Cristina Mitre
MENÚ
26 junio 2014
La crema de Lidl, ¿otra leyenda urbana?
por Cristina Mitre

Después de adelantaros el tema de hoy en mi Instragram (@thebeautymail) puedo vaticinar que este post va a traer cola. Pero me gusta que se abra el debate y que todo el mundo opine (con argumentos y sin faltar al respeto) . De todas formas, antes de entrar en materia me gustaría aclarar varios puntos. Este post no gira entorno a si la calidad de una crema se mide por su precio. Tampoco me paga ningún laboratorio cosmético, ni tengo nada en contra del supermercado Lidl. Os aseguro que utilizo muchos productos que se encuentran en las grandes superficies y también otros de alta gama. Por eso, os pido que leáis este post hasta el final y con los datos objetivos juzguéis por vosotros mismos. El debate no está en la calidad de este producto sino en que sea una de las mejores antiarrugas del mercado. 

Hace unos días recibí en la redacción una nota de prensa sobre un estudio realizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) que reconocía a Cien Crema de día Q10 de los supermercados Lidl (2,99 €) como “una de las mejores antiarrugas del mercado“. Al parecer, el estudio había examinado 14 productos (de marcas que se venden en supermercados e hipermercados, marcas blancas, de parafarmacia y alta perfumería) que “habían sido probados por 995 mujeres en condiciones controladas durante un mes” (cito textualmente).

crematres

En la nota de prensa se resumían los ingredientes de la crema. Os lo copio tal cual.

“El elemento estrella de la crema es el Liftan, un complejo activo a base de ingredientes específicos para reducir la apariencia de las arrugas. Reafirma la piel, tiene efecto re-energizante y previene la aparición de nuevas arrugas. Su composición también incluye ácido hialurónico (ingrediente altamente hidratante), vitamina E (un antioxidante esencial para la piel), filtro solar UVA/UVB y la coenzima Q-10 (una sustancia semejante a una vitamina fundamental para el buen funcionamiento de todas las células, ya que las recarga de energía). A nivel de la epidermis, la presencia de todos estos componentes se traduce en el secreto de una piel firme y elástica”.

La verdad es que ante este tipo de informaciones soy muy cauta y como, además, no encontré ningún dato sobre el  estudio, ni sobre la fórmula (test clínicos, etc) le envié  un e-mail a mi buena amiga María Matabuena, doctora en biología celular, colaboradora habitual de este blog (puedes seguirla en Science in Beauty) y directora de Laboratorio de Invitrotecnia, una empresa que realiza ensayos de Seguridad y Eficacia in vitro, del grupo Lab&Clin Aliance (servicios integrales para empresas de dermocosmética).

Maria es una gran experta en materia cosmética y me ayuda mucho a comprender qué se esconde detrás de una etiquetaA los pocos días, me reenvío la nota de prensa de Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética) en la que se subrayaba la falta de rigor científico de dicho estudio de la OCU.

Como explican desde Stanpa hay 10 errores metodológicos graves “que invalidan las conclusiones y confunden al consumidor”. Además, desde la asociación destacan que “el informe saca conclusiones obtenidas sin respetar los procedimientos habituales para el análisis de los productos cosméticos a la luz de los requisitos legales y el estado de la ciencia y la tecnología. Si una compañía cosmética presentara sus resultados ante las autoridades sanitarias de la forma en la que se exponen en el informe de la OCU, no obtendría la aprobación. El estudio sobre 14 cremas antiarrugas es de calidad muy inferior al que realizan las compañías para medir  la eficacia de sus productos”.

Para Stanpa estos son los 10 errores metodológicos:

1. El mismo estudio, publicado en diferentes países, coloca a los productos en distinto orden y emite conclusiones diferentes. Es injustificable que un mismo estudio publique resultados diferentes según el país en el que se difunde.

2. Los resultados de los productos aparecen alterados en función del país en el que se publicó el informe. En Francia, Bélgica o Portugal, la crema situada en primer lugar tiene una eficacia antiarrugas percibida por los consumidores como Mala (-), mientras que en el informe publicado en España, aparece como Aceptable.

3. El estudio no dice dónde se ha realizado, ni explica mínimamente las garantías de homologación o certificación de sus métodos. El estudio de la OCU utiliza una metodología de análisis apenas descrita y explicada con expresiones como que se han realizado “mediciones con distintos aparatos” para asegurar que las cremas antiarrugas hacen poco. La publicación está llena de imprecisiones, inaceptables en un estudio científico.

Hoy, cualquier estudio científico está obligado a total transparencia, es imprescindible especificar dónde se hace, quiénes son los autores y qué acreditaciones tiene el laboratorio e instrumental utilizado.

Esto es imprescindible en ciencia, para garantizar la neutralidad técnica. Sólo si se describe en detalle el método, otro laboratorio podría reproducir el mismo estudio para ver si obtienen resultados similares. Con los datos hechos públicos, se niega toda posibilidad de reproducibilidad del estudio. Las compañías están en total indefensión ante la ausencia de transparencia metodológica.

4. La muestra utilizada ha mezclado mujeres de entre 31 y 70 años, lo que supone una diversidad en la madurez de la piel y en las necesidades de tratamiento completamente distintas, pues nada tiene que ver una piel de 31 años con una de 70. Esto cuestiona la validez de las conclusiones.

5. El tratamiento estadístico de los datos no ha sido explicado y las referencias a ello son imprecisas y, probablemente erróneas. No se han publicado los resultados directos de las medidas científicas.

6. No está claro el número de mujeres participantes en el estudio. El mismo estudio publicado en distintos países afirma, en unos casos que participaron 995 mujeres mientras que en otros, indica que participaron 450, lo cual es inexplicable y cuestiona la fiabilidad de la información. Además, no se especifica qué tipo de evaluación dermatológica previa se realizó, algo imprescindible en este tipo de estudios.

7. El estudio dice que ha utilizado un “producto estándar elaborado por el laboratorio de eficacia conocida” como comparación. No existe tal producto. 

Un laboratorio de ensayo no es un fabricante de cosméticos, por lo que es injustificable que se utilice este supuesto producto. En ciencia, está totalmente prohibido la utilización de productos secretos por motivos éticos y de garantías a los participantes.

Ninguna comunidad científica ha reconocido la existencia de un supuesto producto estándar que sirva como referencia para los demás experta en antiedad. Las técnicas utilizadas (corneómetro y FOITS) no utilizan ningún estándar como comparación.

8. La reivindicación “antiarrugas” no se basa en una sola forma de actuación sino hasta en 7 factores, lo que ignora totalmente el informe de la OCU, excesivamente simplista.

Es un error considerar para la diversidad de productos antiedad, la medida de sólo 2 factores. Hoy en día, en función de los productos, se miden hasta siete factores, pues el tratamiento de la piel requiere un enfoque integral.

La hidratación es un objetivo básico de cualquier producto de cuidado de la piel, pero todos los demás pueden ser variables. Hoy, la dermatología ha identificado al menos 7 diferentes signos de envejecimiento cutáneo, por lo que diferentes productos pueden estar formulados para atender unos u otros objetivos, en función de la tecnología.

El método FOITS es uno de los utilizados, pero no el único. La evaluación objetiva de la eficacia de un producto antiedad requiere de su técnica instrumental adecuada:

1. Hidratación – corneómetro

2. Elasticidad – cutometría

3. Reafirmante – cutométría

4. Alisado de la piel. Relieve cutáneo – proyección de sombras, proyección de franjas y análisis de imágenes por quantilines y quantirides, macro y micro fotografías, face scan, dermatop…

5. Antiarrugas – número, longitud, profundidad y superficie con proyección de sombras en moldes de silicona y FOITS, quantilines y quantirides.

6. Uniformidad del tono – mexametría, macrofotografía,…

7. Regeneración celular – test DHA y colorimetría

Los productos mezclados en el estudio tienen diferentes objetivos, unos son más orientados a la pérdida de elasticidad, la flacidez, el alisamiento de la piel, la homogeneidad del tono o la regeneración celular. Se ha medido a todos con un único parámetro, de manera errónea, subjetiva y con métodos que simplifican el resultado que se busca en el producto. Los efectos buscados pueden ser más intensos y a más largo plazo.

9. Sorprende que el informe no considera el resultado favorable declarado por las propias mujeres encuestadas, limitándose a decir que “sí que está de parte de las cremas” pero no ha otorgado valor a la autoevaluación por las consumidoras, que sí es una parte considerada científicamente necesaria en los estudios acreditados.

10. Sin base científica alguna, el informe incita a despreciar expresiones como “dermatológicamente testado” o “con control dermatológico”. Estas informaciones están reguladas en las directrices de la Comisión Europea y aportan una información de gran valor para el consumidor. El propio estudio no menciona la participación de dermatólogos.

crema-etiqueta

Conclusión: Con los datos en la mano el debate no está en la calidad del producto sino en que estemos ante una de las mejores antiarrugas del mercado, porque el estudio que se ha hecho no es válido. Y, ahora la duda que seguro os asalta a todas ¿pero es buena o no? Para arrojar un poco de luz, lo primero en intentar averiguar qué nos dice en realidad la etiqueta.

Como explica Matabuena “Los ingredientes principales son emolientes y filtros solares. En posiciones avanzadas dentro de la lista de ingredientes encontramos un conservante (Phenoyethanol) y el perfume, cuyas cantidades están reguladas y establecidas en un máximo de legal (porcentaje permitido muy bajo). Después, la vitamina E (Tocopheryl Acetate), todos los conservantes de tipo “Paraben” y la Ubiquinona (Coenzima Q10) y la sal sódica del ácido hialurónico, junto con otros activos que deben conformar el Liftan (“su complejo activo a base de ingredientes específicos para reducir la apariencia de las arrugas” y cito textualmente). Al final, alérgenos y otros conservantes”.

crema uno

Para poder publicitar los beneficios de un cosmético son muchas las pruebas que se deben pasar, ¿qué estipula la ley? 

“Siempre es obligatorio corroborar, con datos obtenidos a partir de estudios científicos, que el producto tiene los efectos que se le adjudican en los textos de etiquetas (reivindicaciones o CLAIMS, que tienen que ver con la EFICACIA del producto).

Los datos científicos pueden ser obtenidos de bases de datos especializadas, de manera que son gratuitos, o las empresas pueden realizar ensayos de eficacia específicos para ingredientes o para combinación de ingredientes, de modo que pueden invertir lo que consideren adecuado (hay estudios que superan los 10.000 € fácilmente).

En este caso, deben poder demostrarse todas las afirmaciones que figuran en la imagen, debiendo existir todos los estudios (bibliográficos o de laboratorio) que se hayan realizado, en el dossier administrativo del producto”, explica María.

Es decir, claro que esta crema previene el el envejecimiento porque tiene un filtro solar UVA y UVB, pero ¿cuánto? En este caso más bien poco, porque sólo lleva un SPF 4, que es como ir prácticamente a cara descubierta. Yo utilizo como mínimo un SPF 30.

¿Qué tipo de test son obligatorios por ley?

“Todos los que garanticen la SEGURIDAD del producto, entre los que se encuentran el perfil toxicológico de los ingredientes (las características físico-químicas, la irritación ocular, la cutánea, la sensibilización cutánea, la fototoxicidad,  son los principales). También se verifica la eficacia del conservante (Challenge test) y se hacen pruebas confirmatorias de tolerancia cutánea con el producto acabado (Patch test). Y como se ha mencionado antes, si se reivindica algún efecto concreto del producto, éste debe estar demostrado científicamente. Si el evaluador de seguridad determina que es necesaria cualquier otra prueba, ésa debe realizarse”.

Espero que este post haya aclarado vuestras dudas. Tú decides en qué tipo de producto quieres invertir tu dinero. Yo tengo claro que apuesto por las marcas que destinan recursos a I+D, porque sin investigación es imposible lograr buenos productos y, además, a un coste razonable.

Ya sabéis que podéis seguirnos en Twitter (@thebeautymail) en nuestra página de Facebook y en Instagram (@thebeautymail). Stay tuned!

 

 

 

Ver Comentarios
Ocultar Comentarios
  • mimatebox dice:

    Hola Cris!

    Si te soy sincera cuando vi el informe de la OCU por internet, ea misma tarde, al salir de la oficina me fui en busca de esa crema tan fantástica y tan barata a Lidl. Cuando llegué, habían tres chicas más en el pasillo de cosméticos buscando lo mismo que yo pero nos fuimos con las manos vacías y con cierta decepción ese producto estaba agotadísimo! Ahí quedo eso, mi gozo en un pozo, como se suele decir ! Al final, después de leer tu post veo que las cosas no son tan fantásticas como nos as pintan o como queremos creer… te agradezco que hayas hecho un post tan completo y tan bien argumentado! Siempre un gusto leerte!
    http://mimate.blogs.elle.es/2014/06/25/disfruta-de-las-frutas-de-verano/

    • Carmen Elhombre Pes dice:

      Lo que mas denota la edad es la flacidez y para eso ni los serun ni las cremas reafirman,solo la cirugía ,si algún día consiguen la formula magica” yo sére la primera en comprarla. Un saludo.

  • Fernanda dice:

    Interesante el artículo por aclarar lo que es o no es obligatorio para las marcas a la hora de lanzar una crema al mercado. Hay un error al principio del texto: “Para Stanpa estos son los 10 errores meteorológicos:” Sería “metodológicos”, no?

    También me parece interesante que este texto haya sido publicado cuando una crema de 2,99 euros es considerada la mejor, y no de una de 50 euros, que en general son aceptadas como buenas sin discusión por la prensa especializada.

    Yo ya invertí mi dinero en cremas caras y no lo hago más, especialmente cuando se trata de cremas para celulitis. Es un engaño sin fin. Y además no hay manera de recuperar el dinero después.

    Me gustaría que hubiera un control mayor en la industria cosmética y en la propaganda que hace. Y que hubiera medios realmente efectivos de recuperar la inversión si el resultado prometido no se cumple.

    • elv dice:

      Hola Fernanda….
      Decirte que si hay una marca que devuelve dinero si no estás satisfecha y es, Mary Kay, esta marca da garantía 100% satisfacción, es decir, que tienes 2 meses para probar los productos y si por cualquier razón no estas satisfecha se te devuelve el valor íntegro del producto en efectivo o se te cambia Por otros productos de la marca a decis

      • santos dice:

        Porfavor no engañes con mary kay que ni es alta cosmetica ni es natural y te informo de que tambien experimentan por con animales por si t habian dicho que no…y lo de la satisfaccion hay mas de 1000 casos en internet donde eso resulto ser falso asi que deja de hacer publicidad engañosa para timar a la gente con supuesta calidad

        • Cristina Mitre dice:

          Hola Santos,

          Estoy un poco perdida con tu mensaje. Pero sólo informarte de que desde hace ya varios años en Europa está prohibido hacer test con animales. Gracias. Un saludo. Cristina

        • Angela dice:

          Yo fui consultora de mary kay.
          Por supuesto no es alta cosmética. Tiene productos buenos pero algunas empresarias por su afán de ganar más dinero, mienten más que hablan. Si que lo te testan con animales.
          Y eso de que te devuelven el dinero mentira!!! Tienes que justificar q algún producto te dio alergia mediante parte médico y solo te devuelven el 90% de lo que pagaste llama a mary kay centra y diles q te den esa información por escrito. Todas las dudas q te surjan llama a mary kay central. Te vas a sorprender de las mentiras que te hayan podido contar algunas consultoras o empresarias. No obstante no todas son tan buitres las hay muy éticas y te informan con sinceridad pero solo un 5% de todas ellas. Y por cierto si te han dicho que no hace falta darse de alta como autónoma…miratelo bien pues hacienda ya pilló a dos de mis compañeras infórmate en una gestoria. Un saludo

        • Paola dice:

          Buenas Te informo que Mary kay no hace pruebas con animales pero la misma esta en demandas con organismo de Japón quien uso productos de Mary kay una ves importados ya a su país para probar en animales pero no es algo de Mary kay … la garantía es verdadera yo cambié varias cosas y no una vez si no varias y Mary kay las reembolso por lo que yo quice haci que si es verdad y me paso a mi no lo leí en ningún lado lo viví yo en primera persona .. lo que tu escribes te paso a ti ????? Conoces a esa gente ????compraste algo y no se te cambio como dice Cristina no entiendo tu comentario yo será que antes de hablar de algo lo vivo en primera persona

  • Martuela dice:

    He conocido esta crema el otro día que Cris avanzó en su IG el post que preparaba para hoy jueves. Como dice mi sabia abuela, en ningún sitio dan duros a 4 pesetas, me explico, puede ser una buena crema, hidratar e incluso que ha mucha gente le vaya bien para la piel, pero de ahí a ser la mejor antiarrugas del mercado hay un paso muy grande.
    Leído el post completo, me parece que Cris es totalmente imparcial, ya que de basa en la opinión de otro organismo que es tan serio como la OCU por lo que tampoco podemos pasar por alto los 10 punto aquí mostrados.

    Mi conclusión personal es que la mejor antiarrugas no existe (de momento), las hay mejores y peores, más barata y más caras, y luego cada tipo de piel es un mundo, lo que me va bien a mi, puede irte mal a ti.

    Cada uno que saque sus propias conclusiones, siempre desde el respeto y en un sentido cordial.

    Gracias un jueves más por tu post Cris.

    Un besazo, y perdón por el tostón

  • Marisa Caiano dice:

    De Portugal,estoy frequentando um curso de cosmetologia e ayer nuestra formadora nos hablo desta crema!Los principios ativos e sus componientes parecen ser muy buenos…ver para creer!!!Voy a comprar e testar em mi…luego los daré resultados!Saludos de Portugal!

  • Muy interesante tu artículo. Y muy arriesgado, ya que hay personas que van a ver intereses ocultos.
    Yo creo que basta con leer la etiqueta del producto para ver que está repletito de ingredientes nada recomendables, pero en esto cada uno decide, por supuesto. Lo que interesa del tema es si el estudio sobre si es o no la mejor crema antiarrugas, está hecho con rigor, y parece que no es el caso.
    Totalmente de acuerdo en que nada se regala y que es imposible que un producto con este precio contenga ingredientes de calidad.
    Gracias por tu artículo!
    Un abrazo! Mar.

  • maddkira dice:

    Totalmente de acuerdo. No es la primera vez que la OCU comete estas enormes irregularidades en supuestos estudios serios y rigurosos. Y ha dado como fantásticos productos de bebé, de alimentación, electrodomésticos… con criterios absurdos, sin ninguna base y que he usado yo y eran auténticas porquerías. Y parece que nadie les cuestiona y dan por válido todo lo que sentencian, por qué? En mi vida vi tanta falta de seriedad. Para mi cualquier estudio de la OCU tiene la misma validez que un papel mojado.

  • María dice:

    Desde que saltó la noticia sabía que había algo, simplemente es imposible que sea la mejor crema, otra cosa es que no sea buena o sea mala. Buen post.

  • Beauty House dice:

    Me ha gustado mucho tu Post Cristina. Lo comparto en el facebook de mi centro para que muchas de mis clientes que me han preguntado por el tema, lo tengan un poco más claro. Un saludo!

  • curioso dice:

    Curioso, Cristina…
    Y me pregunto: si la OCU hubiese premiado a NIVEA o LOREAL, marcas de fuerte inversión publicitaria en vuestra revista (a diferencia de LIDL), te hubieras tomado también la molestia de hablar con tu amiga “experta” para desmontar el estudio de la Oficina del Consumidor?
    Desde el punto de vista del consumidor, ¿qué resulta más fiable: un organismo imparcial y neutral como la OCU, o un blog de una revista que, obviamente, velará antes por los intereses de sus marcas inversoras?
    Sincermente, creo que esta publicación pone en entredicho la transparencia y profesionalidad de ELLE.

    • Saray dice:

      No puedo estar más de acuerdo.
      Seguro que si la mejor antiarrugas del mercado hubiera sido una crema de Dior,Chanel,…no hubieras ni tan siquiera creado este debate ni hubieras consultado.
      Ocu es un organismo completamente imparcial y me parece muchiiiisimo más de fiar.
      De hecho,la crema está agotada.Eso dice mucho.
      Decepción con este post.

      • Cristina Mitre dice:

        Hola muchas gracias por tu comentario. Os he contestado en Facebook para que lo pueda ver todo el mundo. Te lo copio aquí.
        Hoy en el blog os hablo de la famosa crema del Lidl, que ha estado en boca de todo el mundo en las últimas semanas. Ya sabía por mi IG que el tema iba a traer cola y tras leer tres comentarios en mi blog post quiero aclarar y pediros varias cosas:

        1. Que leáis el post con detenimiento. Sí, es largo.
        2. Si algo diferencia a este blog es que, en mi papel de informadora/periodista, siempre tiro de fuentes expertas para contrastar la información.
        3. Lidl es anunciante de la revista ELLE (en la versión web)
        4. A mí no me paga ningún laboratorio ni hablo como portavoz de ninguna marca. Mi fuente de ingresos es mi trabajo como periodista.
        5. Yo no pongo en entredicho la calidad de la crema sino que estemos ante una de las mejores antiarrugas del mercado porque hay diez errores graves en el estudio de la OCU. Y no lo digo yo, lo dice una fuente con mucha autoridad Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética). Este estudio NO tiene validez científica.
        6. Como explican desde Stanpa si “una compañía cosmética presentara sus resultados ante las autoridades sanitarias de la forma en la que se exponen en el informe de la OCU, no obtendría la aprobación. El estudio sobre 14 cremas antiarrugas es de calidad muy inferior al que realizan las compañías para medir la eficacia de sus productos”.
        7. Y para aquellas que se sienten decepcionadas. Lo siento en el alma. Hago mi trabajo lo mejor que sé. Me dedico a informar y esa es mi prioridad. Quien quiera ver otros intereses está profundamente equivocado y le invito a que haga unfollow.

        Aquí tenéis el post. Gracias a todos.

        http://www.thebeautymail.es/2014/06/26/la-crema-del-lidl-otra-leyenda-urbana/

    • Dudoso dice:

      Totalmente de acuerdo con curioso, este post dice bastante poco por tu parte cristina, me has decepcionado.

      • Cristina Mitre dice:

        Hola muchas gracias por tu comentario. Os acabo de contestar por Facebook (para que lo vea todo el mundo). Aquí te lo copio.

        Hoy en el blog os hablo de la famosa crema del Lidl, que ha estado en boca de todo el mundo en las últimas semanas. Ya sabía por mi IG que el tema iba a traer cola y tras leer tres comentarios en mi blog post quiero aclarar y pediros varias cosas:

        1. Que leáis el post con detenimiento. Sí, es largo.
        2. Si algo diferencia a este blog es que, en mi papel de informadora/periodista, siempre tiro de fuentes expertas para contrastar la información.
        3. Lidl es anunciante de la revista ELLE (en la versión web)
        4. A mí no me paga ningún laboratorio ni hablo como portavoz de ninguna marca. Mi fuente de ingresos es mi trabajo como periodista.
        5. Yo no pongo en entredicho la calidad de la crema sino que estemos ante una de las mejores antiarrugas del mercado porque hay diez errores graves en el estudio de la OCU. Y no lo digo yo, lo dice una fuente con mucha autoridad Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética). Este estudio NO tiene validez científica.
        6. Como explican desde Stanpa si “una compañía cosmética presentara sus resultados ante las autoridades sanitarias de la forma en la que se exponen en el informe de la OCU, no obtendría la aprobación. El estudio sobre 14 cremas antiarrugas es de calidad muy inferior al que realizan las compañías para medir la eficacia de sus productos”.
        7. Y para aquellas que se sienten decepcionadas. Lo siento en el alma. Hago mi trabajo lo mejor que sé. Me dedico a informar y esa es mi prioridad. Quien quiera ver otros intereses está profundamente equivocado y le invito a que haga unfollow.

        Aquí tenéis el post. Gracias a todos.

        http://www.thebeautymail.es/2014/06/26/la-crema-del-lidl-otra-leyenda-urbana/

    • Cristina Mitre dice:

      Hola! He contestado en Facebook para que lo pueda ver todo el mundo y llegar a más gente. Te lo copio aquí.
      Hoy en el blog os hablo de la famosa crema del Lidl, que ha estado en boca de todo el mundo en las últimas semanas. Ya sabía por mi IG que el tema iba a traer cola y tras leer tres comentarios en mi blog post quiero aclarar y pediros varias cosas:

      1. Que leáis el post con detenimiento. Sí, es largo.
      2. Si algo diferencia a este blog es que, en mi papel de informadora/periodista, siempre tiro de fuentes expertas para contrastar la información.
      3. Lidl es anunciante de la revista ELLE (en la versión web)
      4. A mí no me paga ningún laboratorio ni hablo como portavoz de ninguna marca. Mi fuente de ingresos es mi trabajo como periodista.
      5. Yo no pongo en entredicho la calidad de la crema sino que estemos ante una de las mejores antiarrugas del mercado porque hay diez errores graves en el estudio de la OCU. Y no lo digo yo, lo dice una fuente con mucha autoridad Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética). Este estudio NO tiene validez científica.
      6. Como explican desde Stanpa si “una compañía cosmética presentara sus resultados ante las autoridades sanitarias de la forma en la que se exponen en el informe de la OCU, no obtendría la aprobación. El estudio sobre 14 cremas antiarrugas es de calidad muy inferior al que realizan las compañías para medir la eficacia de sus productos”.
      7. Y para aquellas que se sienten decepcionadas. Lo siento en el alma. Hago mi trabajo lo mejor que sé. Me dedico a informar y esa es mi prioridad. Quien quiera ver otros intereses está profundamente equivocado y le invito a que haga unfollow.

      Aquí tenéis el post. Gracias a todos.

      http://www.thebeautymail.es/2014/06/26/la-crema-del-lidl-otra-leyenda-urbana/

  • Genial!! Más claro y mejor explicado imposible 😉

    • FERNANDO dice:

      Está muy claro, hay que comprar las que se anuncian en ELLE. La OCU tiene acciones en LIDL. Stampa es una asociación neutral, pese a representar a las distintas marcas de cosmética. Y la directora de belleza de ELLE es totalmente imparcial y no defiende a las decenas de marcas que se anuncian en su revista. QUE DECEPCIÓN ME HA DADO LA OCU….

      • GEA dice:

        A ver, en primer lugar casi todos los argumentos que das en el post no invalidan el estudio. Cuando haces mención a Stampa, esa asociación es caritativa o quien les paga, no siempre lo más caro es lo mejor, no siempre la verdad es absoluta.
        Un último apunte, documentese mejor

        • Judith dice:

          Mucho rollo. Si el “premio” se lo dan a una crema Deliplus, ya van todas como locas a comprarla, aunque le salgan hasta verrugas, como le ha pasado a una conocida. Pues será una crema bien buena esta de Lidl, como tantas otras de las que no se habla tanto y cuestan poco. Lo dicho, no me vale ese rollo.

        • Dani dice:

          Los argumentos que se dan, son más que suficientes para invalidar el estudio. Todo depende del cristal con el que se mira.
          Un último apunte, lea un poquito más y documéntese más y mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *